Misión Oblata con Jóvenes: “Segundo Congreso Internacional en Aix”

Publicado Originalmente en OMIWORLD.ORG

Haga clic aquí para leer en ingles

565-congress-1

El primer Congreso Oblato Internacional sobre la Misión con Jóvenes tuvo lugar en 2008 en Sidney, Australia. Básicamente buscaba destacar que el ministerio con jóvenes tiene una importancia capital para nuestra Congregación. Ocho años más tarde, el segundo Congreso Oblato de este tipo se ha celebrado en Aix-en-Provence, Francia, del 7 al 12 de Marzo de 2016.

565-congress-8

Para el evento se reunieron cinco representantes de cada región oblata, oblatos y jóvenes, además del P. Louis LOUGEN, Superior General y de varios miembros de la Administración General con el fin de iniciar un proceso y desarrollar una visión y una estrategia misioneras sobre la misión de la Congregación con los jóvenes para los próximos años.

565-congress-4Siguiendo la metodología del Cardenal Cardijn para Jóvenes Trabajadores Cristianos, “Ver-Juzgar-Actuar” el Congreso debatió los planes de futuro de la Congregación para la misión con jóvenes con gran interés y entusiasmo. Los primeros dos días se dedicaron al “VER”. Los participantes, con el P. General y el P. Gilberto PIÑÓN, Asistente General, discutieron sobre tendencias comunes de los jóvenes de hoy y cómo, hasta ahora, la Congregación responde a las mismas.

El tercer y el cuarto día se dedicó al “JUZGAR”. El P. Bonga THAMI de la comunidad de Aix ayudó a los participantes a discernir su vocación de ponerse al servicio de los jóvenes a la luz de la vida de S. Eugenio de Mazenod. Estas charlas fueron complementadas con visitas a las ciudades de Aix y Marsella. Los PP. Asodo ISTOYO y Bonga fueron nuestros “guías”. Estas visitas sacaron a la luz la gran preocupación del Fundador por los jóvenes de su tiempo. El punto fuerte de estas visitas fue, sin duda, la Santa Misa celebrada ante la tumba de S. Eugenio en la Catedral de Marsella presidida por el P. General.

565-congress-6

La fase final del Congreso fue el “ACTUAR”. Centrándose en los resultados del debate de los días anteriores, los participantes se dividieron en pequeños grupos en los que discutieron y desarrollaron propuestas concretas para las distintas áreas de preocupación. Por último, estas propuestas se juntaron y se reformularon en un borrador como documento-propuesta de trabajo para la Misión Oblata con Jóvenes en los próximos años. Al final, en clima de oración en la Sala de la Fundación, los participantes firmaron una carta dirigida a toda la Congregación y presentada al P. General.

565-congress-5

Un agradecimiento especial al P. Chicho ROIS, Consejero General para Europa, que fue el principal organizador del evento, así como a los miembros de la comunidad de Aix. (P. ShanilJAYAWARDENA)

Jóvenes unidos con Oblatos alrededor del corazón de

San Eugenio de Mazenod

El Segundo Congreso Internacional de la Misión con la Juventud se celebró en Aix-en-Provence el 7–13 de marzo de 2016. Al final del Congreso, el Padre General y los demás participantes firmaron la siguiente carta a la gran familia oblata:

Domingo 13 de marzo de 2016

Queridos Oblatos, Laicos Asociados y Juventud Oblata,

Dios tiene mucho que ver con la Juventud y su alegría. Esta es una certeza que S. Eugenio de Mazenod sintió al comenzar su ministerio sacerdotal y fue en cierta parte, gracias a su trabajo con y por los jóvenes, que los Oblatos nacieron. Esta es la razón por la que nosotros Oblatos, procedentes de todo el mundo, junto con el Superior General, Louis Lougen, OMI, miembros de su consejo, laicos asociados y representantes de la Juventud, se reunieron en Aix, en el año del bicentenario de la existencia de la Congregación, para clarificar mejor y re-elaborar nuestra Misión con la Juventud en el Segundo Congreso Internacional de la Misión con los Jóvenes.

Reconocemos la importancia que los encuentros Oblatos de jóvenes celebrados antes de las Jornadas Mundiales de la Juventud han tenido para enfatizar el puesto vital que tienen los jóvenes en nuestra misión y nos sentimos fortalecidos por los cambios que llegaron a través de los Capítulos de 2004 y 2010 en los que la misión con los jóvenes fue enfatizada y puesta en el centro en nuestras Constituciones y Reglas. Reconocemos los enormes esfuerzos hechos en todo el mundo después del Primer Congreso Internacional y vemos los frutos de los esfuerzos realizados para que la misión con los jóvenes sea de nuevo una prioridad central en nuestras misiones. Queremos agradecer a todos los Oblatos, laicos y jóvenes que han hecho esto posible a la vez que nos damos cuenta de que nos queda mucho por hacer. Los problemas de nuestra juventud necesitan recibir una atención principal. Vemos a muchos sin un sentido en su vida, sin esperanza para el futuro, pero en esa realidad difícil, la juventud tiene un papel importante que jugar, particularmente en el ministerio mutuo entre ellos (cf. EPM 5 y 13)

Al reunirnos en la cuna de nuestra Congregación, acompañados en este proceso por la Comunidad Internacional de Aix, nos concentramos en el ejemplo de San Eugenio como un misionero de la juventud y un modelo para nosotros los Oblatos. Según nuestro Fundador, nuestra presencia entre la juventud es esencial para nuestra evangelización. La generalizada pobreza de la juventud de nuestros días no es sólo una cuestión de deficiencia material sino también una profunda pobreza espiritual que toca cada dimensión de su humanidad en nuestros contextos diversos. A pesar de esto, sabemos por experiencia que ustedes, nuestros jóvenes, tienen una inmensa capacidad de trasformar la situación, encarnando los valores evangélicos a través del carisma de San Eugenio de Mazenod. Esta capacidad se expresa en su generosidad, compromiso para enfrentarse a los desafíos, apertura auténtica ante la diversidad, sed de espiritualidad, sentido de justicia, capacidad de cambiar, y sobre todo su caridad llena de celo en sus diferentes formas. Esto es muy importante para nosotros. Su presencia es un regalo para nosotros. Su entusiasmo nos llena de valentía. Su amor por san Eugenio nos anima a redescubrirlo en este mundo actual y nos da nuevo aprecio por nuestra misión. Su amor por la Iglesia incendia nuestros corazones de alegría por nuestra misión oblata. Al mismo tiempo nosotros Oblatos estamos conmovidos por la situación de ustedes jóvenes en nuestro mundo actual. Como el Fundador, queremos responder a estos llamados, no sólo confirmando de nuevo que la misión con los jóvenes es una misión verdaderamente oblata sino también retándonos a nosotros mismos a hacer más por ustedes y con ustedes.

Los Oblatos queremos ser desafiados por ustedes jóvenes. Queremos crecer en una visión común en que la misión con la juventud no es simplemente una expresión de la diversidad de nuestros contextos, sino que tenemos un carisma que nos une a todos. Queremos escucharles a ustedes, los jóvenes del mundo, y oír cuáles son sus necesidades, para que trabajando juntos podamos concentrarnos en cómo hacer llegar el Mensaje de Cristo al mundo. En esta misión nos gustaría regresar al ejemplo de San Eugenio que nos llama a ayudarnos unos a otros para convertirnos primero en personas humanas, luego cristianaos y finalmente llegar a ser santos, reconociendo que esta es nuestra solidaridad común. Solo de esta manera seremos capaces de ayudarles a encontrar su verdadera vocación y el llamado específico que Dios tiene para cada uno de ustedes.

Para hacer esto, dejamos resonar de nuevo la necesidad vital de la colaboración. Reconocemos la necesidad de una visión común y centralizada de la misión con los jóvenes a todos los niveles de la Congregación. También queremos trabajar codo con codo con nuestros compañeros laicos, adultos que nos ayudan en la misión con la juventud. En esta colaboración, ustedes jóvenes son de una manera muy especial corresponsables en estas misiones y no meros agentes pasivos sino participantes activos de la Misión Oblata. Queremos que ustedes se encuentren acogidos en nuestras comunidades. Que puedan tomar ejemplo de nuestras vidas y que nos reten a ser cada vez más parecidos a San Eugenio, dando testimonio de que somos hombres apostólicos auténticos. Queremos ser evangelizados por ustedes y verlos como compañeros de camino en nuestra misión con los pobres y los más abandonados.

Los Oblatos tienen una responsabilidad en el crecimiento integral de cada joven, hombre o mujer, que deposita su confianza en nosotros. Queremos construir relaciones fuertes y sanas con nuestros jóvenes para que nos demos mutuamente testimonio del amor de Dios por el mundo.

Al enviar este mensaje queremos ser valientes usando todos los métodos accesibles de comunicación y redes sociales. Sabemos los peligros que tienen estos recursos pero queremos trabajar juntos con ustedes para animar todo tipo de Medios y ser una fuente edificante de la Palabra de Dios para todos los que los utilizan y que no se conviertan en herramientas que los esclavizan. Para que esto ocurra, debemos trabajar, en hacer un ministerio de los medios de comunicación que sea de calidad y sostenible y que sea dirigido a toda la juventud en todas las formas asequibles.

Queridos jóvenes unidos con nosotros en torno al corazón de San Eugenio de Mazenod, como Oblatos nos damos cuenta de que éste es su tiempo, un tiempo lleno de cambios asombrosos donde todo parece ser posible e imposible al mismo tiempo. Permanezcan constantes con nosotros en este camino de fe, con firme esperanza en el Señor y en la luz del Espíritu Santo. ¡Este es el secreto de nuestro caminar juntos! Es el Señor que nos da valentía para nadar contracorriente de las mareas del relativismo, materialismo e individualismo del mundo actual. Escuchando los ejemplos de la vida de San Eugenio os invitamos a estar atentos contra esas corrientes. Como los jóvenes reunidos en torno al Fundador de los Oblatos en la Asociación de la Juventud comprométanse con los grandes ideales, con las cosas que son más importantes y que Cristo nos da. Nosotros los Oblatos prometemos ayudarles en esta tarea y también les pedimos que caminen con nosotros.

Lleven en ustedes la llama del amor de Cristo por el mundo entero que abrasaba en el corazón de San Eugenio de Mazenod, en cualquier circunstancia de su vida cotidiana y hasta los confines de la tierra. En esta misión no estamos solos, sino unidos en oración; abrazando a todo el mundo confiamos a cada uno de nosotros y a cada uno de ustedes a nuestra Madre Inmaculada. Que María, Patrona de los Oblatos, nos custodie y nos dé las gracias necesarias para esta misión.

Unidos en oración con todos nuestros hermanos Oblatos, Laicos y Jóvenes,

P. Louis Lougen, OMI, Superior General, y los participantes en el Segundo Congreso Internacional de la Misión con Jóvenes.

Aix-en-Provence

Quinto Domingo de Cuaresma

En el año del Señor de 2016

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. Mission With Youth: “Second International Congress in Aix” – OMIUSA
  2. London: “Out Reach to the Homeless Shelter” – OMIUSA

Comments are closed.