En espera de justicia para P. Lorenzo

Publicado Originalmente en OMIWORLD.ORG

Haga clic aquí para leer en ingles

La mayor parte de su vida como sacerdote Oblato, el P. Lorenzo ROSEBAUGH fue testigo vivo y radical de la no violencia y del interés por los pobres. El 18 de mayo del 2009, recibió un disparo y murió a manos de dos hombres que intentaban robar la camioneta en la que viajaban él y otros cuatro Oblatos. Las balas que segaron la vida de Lorenzo atravesaron su cuerpo, hiriendo a otro Oblato en la camioneta, el P. Jean Claude NGOMA NDEWES (originario del Congo), quien fue hospitalizado y se encuentra fuera de peligro. Los asaltantes huyeron dejando el vehículo. (Información OMI, junio de 2009)

567-rosebaugh-3

Siete años más tarde, el padre José SANTIAGO escribe:

Este 18 de mayo se cumplen ya 7 años de su asesinato (P. Lorenzo): una muerte que quedó en la impunidad y en el olvido. Como Oblatos luchamos para que la justicia se ejerciera. Se tenían a la mano los elementos necesarios para llegar a un juicio condenatorio: se tenía la bala asesina, el rifle y el dueño del rifle… El MP realizó tres capturas, dos hombres maduros y un joven. Se podía probar que uno de ellos era el “dueño del rifle; lo que no se podía probar era si el dueño disparó el rifle,” fueron las conclusiones a que los jueces llegaron. Y como no se podía probar nada. Fueron dados en libertad.

567-rosebaugh-4

P. Lorenzo es otra víctima más de la violencia que azota Guatemala. Lorenzo trabajó 6 años en Ixcán como misionero, y después de unos años en la ciudad, había decidido con acuerdo del ahora Superior General, P. Louis LOUGEN, que regresaría a los EEUU; ya había experimentado mucha violencia. Quería celebrar su cumpleaños en Ixcán, despedirse de la gente, algunos amigos, antes de dejar el país. Ya no pudo regresar; su muerte le llegó primero. Talvez Dios quiso que se quedara con el pueblo pobre y sufriente de Guatemala. Sus restos descansan en el Cementerio Hno. Pedro de Mixco. Gracias Lorenzo por tu testimonio de vida y oración.

En Playa Grande y en Santa Cecilia, se han ofrecido misas por la tarde del 18 de mayo. (en Ser Misionero Hoy)