DÍA 16: Día de retiro 30 Septiembre 2016 –

DÍA 16: (29 de septiembre) Día de retiro
30 Septiembre 2016 –16-1

El Padre General había pedido que los oblatos de todo el mundo se unieran al 36º Capítulo general con un día de oración y reflexión en vísperas de las elecciones para los responsables de la Congregación. Este día de retiro comenzó en Roma con una oración ante la gruta de Lourdes del jardín del casa del Capítulo. Los capitulares de la Región de Canadá-EE. UU. Dirigieron la oración en el jardín y condujeron a los capitulares a la sala capitular cantando el himno de Lourdes.

16-2

El P. Wojciech POPIELEWSKI, Superior del Escolasticado Internacional Romano, presentó una meditación, disponible también en la página de inicio del sitio web de la Congregación. Comenzaba así: “Tener fe significa estar en camino. La experiencia de camino es una dimensión fundamental de la fe. Cuando una persona responde al 16-3llamado de la invitación de Dios, el o ella comienzan un camino de fe. Toda la gente de fe pueden descubrir la fe de Abraham en su propia experiencia”. Luego pasó a desarrollar cómo los oblatos y, en particular este Campítulo general, están en camino de fe, que incluye muchas dimensiones.

El día de retiro tomó un nuevo sabor durante la sesión de la tarde, cuando se invitó a los capitulares a entrar en diálogo oracional con cuantos más posibles. Esta famosa “murmuratio”, como se la llama en el léxico de nuestros Capítulos generales, tiene poco que ver con el significado original latino (rumores, cotilleos). Tiene más que ver con el significado que vemos a menudo en la poesía: “sonido de baja intensidad y contínuo” (por ejemplo, el murmullo del río). Para los capitulares fue simplemente una conversación calmada, honesta y caritativa sobre las cualidades que los oblatos ven en los diferentes hermanos que pueden servir en caldiad de responsables los próximos seis años.

16-4

En la tarde los capitulares fueron a un sondeo para mostrar sus preferencias antes de la votación oficial del viernes 30 de septiembre: “Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor”