Recordando a los cristianos perseguidos. Provincia de Asunción, Canadá

Publicado Originalmente en OMIWORLD.ORG
 Haga clic aquí para leer en ingles

En el 200 aniversario de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada y en el Año de la Misericordia, el ministerio de los medios de comunicación de la Provincia de Asunción, Radio “Familia Católica”, asumió la iniciativa de organizar la presentación en Canadá del oratorio”Perseguidos por la fe por causa de mi Nombre”, que tuvo lugar el 23 de octubre de 2016 en el Centro de Artes Escenificadas de Mississauga. La misión de dicho evento era hacer consciente a nuestra sociedad de la persecución cristiana en diversas partes del mundo, especialmente en el Medio Oriente.

572-oratorio-1

En el siglo XX, 45 millones de cristianos fueron martirizados. En los últimos años, en todo el mundo, entre 105-170 mil cristianos han sido asesinados por su fe en Cristo. Los cristianos son perseguidos y viven en peligro mortal en más de 50 países y en 70 países del mundo la fe está restringida. Una parte de las entradas de los conciertos irá a las necesidades de la Iglesia en Siria e Irak.

572-oratorio-2

Este oratorio es la última composición de Piotr Rubik y el lírico Zbigniew Ksiazek, siendo compuesto a petición de Ayuda a la Iglesia Necesitada, una organización caritativa bajo la guía del Santo Padre y dedicada a los Cristianos martirizados en el siglo XX. “Por causa de mi Nombre” fue estrenado en Kielce, Polonia, el 26 de junio de 2016, y a él siguió la representación del 29 de julio de 2016 durante la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia. Fue recibido con entusiasmo por los jóvenes que asistieron. El texto y la narración estaban inspirados en las homilías y discursos del P. Jerzy Popieluszko en los años previos a su asesinato en octubre de 1984.

572-oratorio-3

Las canciones interpretadas en el oratorio eran profundas reflexiones sobre la persecución de los cristianos. El concierto comenzaba con una composición que definía el bien y lo que significa para nosotros. El programa pasaba luego a los temas de la oración, la guerra y la paz.

La segunda parte del concierto se centraba en el asesinato de cristianos y el mal en el mundo, terminando con una oración a María pidiéndola que salve nuestro mundo y cesen los asesinatos. Se leyeron unos extractos de las cartas, diarios y homilías del P. Popieluszko entre las distintas partes de la actuación, dejando atónita a la audiencia. Todos los asistentes respondieron con gran entusiasmo y al final del concierto expresaron su agradecimiento al Sr. Rubik y los intérpretes con una larga ovación. (Ania Olejniczak, en “Assumption Province News and Views”, noviembre de 2016).