Inauguración de una estatua de Mons. Semeria – Jaffna

Sri Lanka

Publicado originalmente en OMIWORLD.ORG

Haga clic aquí para leer en ingles

El 14 de julio fue un día histórico, para los anales de la diócesis de Jaffna, ya que se recordó con agradecimiento los servicios del primer obispo oblato del Vicariato Apostólico de Jaffna, Mons. Étienne Semeria. Y es que ese día fue el 150 aniversario de su nacimiento en el Cielo.

Este día estuvo marcado por dos importantes acontecimientos, la inauguración de una hermosa y enorme estatua de Mons. Semeria en la Catedral y una conferencia conmemorativa del obispo.

La inauguración de la estatua comenzó con una oración dirigida por los seminaristas diocesanos. La estatua del obispo fue bendecida y desvelada por el Reverendísimo P. P. J. Jebaratnam, Vicario general de la diócesis de Jaffna. También estuvieron presentes los provinciales oblatos de las Provincias de Jaffna y Colombo, los PP. Edwin VASANTHARAJAH e Irwin MORAES, y la provincial de la Hermanas de la Sagrada Familia de Burdeos. También se hicieron presentes gran número de Laicos Asociados, seminaristas, Hnas. De la Sagrada Familia de Burdeos, sacerdotes de la diócesis de Jaffna y otros religiosos.

La conferencia conmemorativa sobre Mons. Semeria tuvo lugar en un salón cercano poco después de la inauguración de la estatua. Comenzó con una oración y una danza cultural de bienvenida llevada a cabo por miembros de la AMMI. Le siguió el encendido de la lámpara tradicional y la condecoración –por parte del P. Moroes- de un cuadro de Mons. Semeria. Los provinciales oblatos y la provincial de la Hnas. de la Sagrada Familia de Burdeos se dirigieron a los asistentes para hablar de la contribución de Mons. Semeria a la Iglesia de Sri Lanka.

El momento más álgido fue la conferencia conmemorativa titulada “Los desafíos que afrontó Mons. Semeria”. La conferencia estuvo a cargo del Rev. Dr. S.V.B. Mangalarajah, sacerdote diocesano de Jaffna y profesor titular del Seminario Mayor Diocesano de Jaffna, un famoso historiador del país. Habló sobre los desafíos que el obispo afrontó junto a su predecesor, Mons. Orazio Betachini, el primer Vicario apostólico del Vicariato y junto a los Misioneros del Oratorio llegados desde Goa, India, y que cuidaron de estas tierras durante mucho tiempo antes de que llegaran los Oblatos. Habló de la competencia de Mons. Semeria como administrador y de cómo respondió a las dificultades y a las situaciones de su época. El programa del día concluyó con el himno oblato. (Fr. A. X. AMALRAJ)