Enamorarse de Dios y amar a los demás con el corazón de Dios.

Brasil

Publicado Originalmente en OMIWORLD.ORG

Haga clic aquí para leer en ingles

Hermano Gabriel, OMI y Hermano João Ferreira, OMI

BRASIL

La Asamblea provincial y el retiro anual de la provincial de Brasil tuvieron lugar en Castanhal en el Estado de Pará, del 23 al 30 de julio de 2019. Fue un tiempo de estudio y reflexión sobre los asuntos más urgentes de nuestra sociedad y de la Iglesia.

En primer lugar tratamos el tema de los abusos sexuales a los niños, adolescentes y adultos vulnerables. El P. Serge Traore Moussa, un Misionero de la Misericordia, guio esta sesión. Siendo este un asunto actual y complejo, destacó la necesidad de acentuar más las dimensiones humanas y misioneras de nuestra vida comunitaria, enraizada en la persona de Cristo. Así se evitará ocasionar cualquier acto que pudiera dejar heridas y sufrimientos en la vida de la gente.

El Sínodo de Obispos para la Región Panamazónica que tendrá lugar en Roma del 6 al 27 de octubre, fue el segundo tema sobre el que trabajamos. Para guiar esta sesión estuvo presente el P. Ricardo Castro, director de ITEPES (Instituto de Teología Pastoral y la Enseñanza Superior de Amazonía). Presentó la estructura y el objetivo del Sínodo de la Región Panamazónica. Su explicación nos sensibilizó sobre la situación de la Amazonía y nos llevó a estar en comunión con el papa Francisco y los participantes de este próximo Sínodo histórico.

Al final de la Asamblea participamos en nuestro retiro anual. Fue predicado por el P. Paolo ARCHIATI, el Vicario general de nuestra congregación. En el retiro nos condujo a tener tiempo de intimidad con Cristo y nos ayudó a meditar sobre cómo “enamorarnos de Dios y amar a los demás con el corazón de Dios”

Agradecemos al Distrito del Norte, al P. Francisco de ASSIS y los demás hermanos de este distrito, por su calurosa acogida y la organización excelente de la Asamblea y del Retiro provincial. Oramos a nuestro Fundador san Eugenio de Mazenod para que siga intercediendo por nuestra familia misionera.