Un Vistazo a las Misiones Oblatas

Bangladesh

Publicado Originalmente en OMIWORLD.ORG

Haga clic aquí para leer en ingles

El P. Cornelius NGOKA, 1er Asistente General, ha visitado la Delegación Oblata de Bangladesh, del 15 al 25 de octubre de 2019. Desde el momento de su llegada se sumergió de lleno en la vida oblata de Bangladesh.

Aunque debía ceñirse a un horario muy riguroso, el P. Cornelius no dejó de pasar un tiempo con sus hermanos oblatos de Bangladesh allí donde llegaba. Durante su estancia, también participó en algunos de los eventos organizados por los Oblatos. Entre ellos las bodas de plata de votos religiosos del P. Ranjit COSTA y Kajal GOMES, así como la Misa Solemne del Rev. Bejoy D’CRUZE que marcó la celebración del Mes Misionero Extraordinario. Los formadores y formandos de la delegación también se reunieron con él en el Juniorado Oblato y en el Escolasticado. Ciertamente su compartir les enriqueció e inspiró.

Acompañado por el P. Ajit COSTA, Superior de la delegación, el P. Cornelius visitó las misiones con los indígenas, las comunidades de las plantaciones de té, los migrantes internos y las gentes de las periferias. En otras palabras, tuvo un contacto de primera mano con las “ovejas” que pastorean los Oblatos.

  • Iglesia De Mazenod, Dkaka;
  • Parroquia de la Divina Misericordia, Borlekha;
  • Escuela Superior S. Juan Pablo II, Borlekha;
  • Albergue para niños y niñas, Borlekha;
  • Parroquia de la Inmaculada Concepción, Lokhipur;
  • Megatila: un poblado Khashi, Lokhipur;
  • Albergue para niños y niñas, Lokhipur;
  • Iglesia De Mazenod, Khadim;
  • Kalagul, Escuela de primaria de la plantación de té, Khadim;
  • Plantación de té de Lubacherra, Khadim;
  • Iglesia de Santo Tomás, Mugaipar;
  • Narantola, Escuela Superior de la Misión, Mugaipar;

“Visitar las misiones de los Oblatos entre los pueblos indígenas y los trabajadores de las plantaciones de té ha sido para mí una experiencia muy conmovedora, especialmente al ver la alegría y el entusiasmo de los miles de niños y jóvenes, chicos y chicas, que tienen la oportunidad de ir al colegio gracias a la presencia y al compromiso de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada. Una de las jefes de los poblados me explicaba que había sido gracias a la oportunidad que le habían ofrecido los Misioneros Oblatos de ir a la escuela, de recibir una educación y de crecer en la fe cristiana, que ella había podido luego ponerse al servicio de su pueblo con valentía y ayudar así a los más jóvenes a gozar de un futuro”, dijo el P. Cornelius tras regresar a Roma.

Los Oblatos de Bangladesh quieren agradecer de manera especial al P. Cornelius su alentadora visita. Ha sido muy significativa para esta delegación OMI en crecimiento.