Un intercesor oblato para el fin de la epidemia COVID-19

Publicado Originalmente en OMIWORLD.ORG

Haga clic aquí para leer en ingles

Diego SAEZ
Postulador General

En medio de la epidemia del COVID-19 vemos cómo toda la Iglesia se dirige con insistencia a Dios de diversos modos. Una hermosa iniciativa ha surgido en la Familia Oblata en Ucrania, relacionada con uno de los candidatos oblatos a la beatificación y canonización: el Siervo de Dios P. Ludwik Wrodarczyk OMI.

En 1942, en medio de las hambrunas y las carestías de la IIGM, en Europa oriental la gente, hambrienta, agotada y desesperada por tanta penuria enfermaba rápidamente y moría sin remedio. Dada la ocupación, la confiscación de medios de transporte, los jóvenes enviados al frente, etc. no había ni médicos rurales ni posibilidades de trasladar a los enfermos a las clínicas.

Un oblato de María Inmaculada, el P. Ludwik Wrodarczyk, llevaba pocos años en las tierras de frontera entre Polonia y Ucrania, hoy en territorio ucraniano. Las líneas fronterizas estaban en los mapas, pero no en el corazón de este oblato. En efecto, aficionado como era al cultivo de hierbas medicinales y la elaboración de remedios y fármacos, el P. Ludwik atendía las necesidades espirituales y corporales de toda persona que necesitara de su ayuda, sin importar su confesión religiosa o nacionalidad: ucranianos, polacos, alemanes, judíos, eslovacos…católicos de rito latino, católicos de rito bizantino, ortodoxos, hebreos…p

El P. Ludwik supo mostrar la paternidad divina universal con su vida y ejemplo, poniéndose él mismo en riesgo viajando de un lugar para otro, venciendo a base de bien los odios étnicos y entrando en contacto con los contagiados, lo cual no le evitó ser asesinado más tarde, en 1943. Hoy su Causa de beatificación y canonización está abierta desde 2016.

En estos tiempos de pandemia mundial por el coronavirus COVID-19, el P. Marek Rostkowski OMI, Vice-postulador de la Causa del P. Wrodarczyk, ha compuesto una oración pidiendo la intercesión del Siervo de Dios para rogar el fin de la epidemia y para alivio de los afligidos. La oración ha sido aprobada por el obispo diocesano competente del procedimiento diocesano, Mons. Vitalii Skomarovskyi, obispo de la diócesis de Lutsk (Ucrania) para ser difundida entre todos los fieles católicos de Ucrania.

Señor Jesucristo, Médico de nuestras almas y de nuestros cuerpos.
Por intercesión del Siervo de Dios Ludwik Wrodarczyk,
que en vida ayudó a los enfermos y agonizantes en tiempo de epidemia,
te pedimos humildemente que nos des paz y salud,
así como que con tu omnipotencia divina detengas los peligros de esta enfermedad.
Madre de Dios, Salud de los enfermos,
cuida e intercede por nosotros y condúcenos en el amor de tu Hijo. Amén