El Programa ‘Puerta a puerta’ De Mazenod añade una Iniciativa Agrícola.

OMI - Lacombe, Canada

Publicado Originalmente en OMIWORLD.ORG

Haga clic aquí para leer en ingles

El ministerio solidario De Mazenod operará una granja local para cultivar alimentos con los que ayudar a los pobres de Hamilton.

El 8 de abril de 2021, el programa “Puerta a puerta” De Mazenod, que ofrece cada día ayuda a cerca de 400 pobres y marginados del núcleo urbano de Hamilton ofreciendo comida a los hambrientos y bebida a los sedientos, 365 días al año, anunció el lanzamiento de La Granja De Mazenod, una iniciativa más para ayudar a pobres y marginados.

El Programa Solidario fue iniciado por el P. Tony O’Dell, OMI. Poco después, en 2012, se unió también el P. Jarek Pachocki, OMI, recién llegado a la iglesia de S. Patricio, en Hamilton. Recibió el nombre de “Programa ‘Puerta a puerta’ De Mazenod” en honor a San Eugenio de Mazenod, fundador de los Oblatos y patrón e intercesor en favor de los pobres.

P. Tony O’Dell, OMI

“La puerta es el símbolo de apertura, acogida y hospitalidad,” explicaba el P. Tony, “y ahora, con nuestra Granja, será también un lugar de nuevo crecimiento, sostén y abundancia. Nuestra meta es generar productos sostenibles, saludables y locales para nuestros beneficiarios.”

La Granja De Mazenod, una propiedad de 19 acres, está en el área rural Ancaster, Ontario. Era terreno sin utilizar cuando el P. Tony sugirió que fuera utilizado como granja y así añadirlo al programa de ayuda en beneficio de la comunidad.

P. Jarek Pachocki, OMI

Mons. Douglas Crosby, OMI, obispo de Hamilton, expresó su alegría: “Con esta nueva iniciativa del Programa ‘Puerta a puerta’ De Mazenod, podremos ofrecer alimentos frescos a los pobres y marginados del centro de Hamilton”.

La Granja De Mazenod cultivará más de 40 verduras, hortalizas y hierbas, incluidos guisantes, pimientos, patatas, acelgas, coles, zanahorias y coliflores. Una vez cosechados, los productos serán enviados a la Cocina del Programa ‘Puerta a puerta’ De Mazenod, donde serán empleados en las comidas caseras para los beneficiarios del Programa, en las que abundan sopas, guisos y estofados.

La Granja también albergará 36 gallinas ponedoras que ofrecerán huevos para los desayunos de los martes: un huevo sobre una rebanada de pan tostado. Es algo que gusta mucho a todos, y que pronto será aún más delicioso al poderlo hacer con huevos frescos de granja.

Una parte especial del jardín se dedicará al cultivo de flores para decorar nuestra iglesia en los días de fiesta y en los domingos de verano y otoño. También queremos crear en la granja un lugar de oración, donde la gente pueda “escaparse” y relajarse en la naturaleza.

La Granja, más allá de los alimentos frescos que producirá, quiere ser un lugar en el que construir comunidad, buscar compromiso, educar y empoderar a cuantos la visitan y desean echar una mano. La Granja acoge voluntarios de todo tipo, también numerosos trabajadores de primera línea que sufren desórdenes de estrés post-traumáticos (DEPT), deseosos de contribuir con lo poco o mucho que puedan hacer.

El mismo P. Tony declaró: “Con la ayuda de muchos voluntarios comprometidos podremos producir enormes cantidades de bondad, y cultivar una comunidad de amor y compasión.”